5 Buenas prácticas para Freelancers

Felicitaciones! Gracias a todo el tiempo que dedicaste a preparar tu cartera de clientes, desarrollar tu networking y crear una marca que exprese claramente tus habilidades y capacidades, obtuviste algunos trabajos que lucen prometedores. Ahora, acá viene la parte más importante: cómo convertir estos trabajos aislados en clientes regulares?

14b73042c438d76901cae5f7365a7ed1

Por Facu Oviedo

Nunca deberías subestimar un trabajo. Este es un concepto de vital importancia: saber que muchos trabajos tienen el potencial de convertirse en un ‘clientazo’. Pero cómo hacés que esto suceda? Bueno, primero lo obvio: ser cordial, flexible para trabajar y hacer trabajos de alta calidad. Pero hay muchas otras buenas prácticas que sorprenden y deleitan a los clientes, asegurándoles que contrataron a los indicados, aumentando las posibilidades de trabajar con ellos nuevamente

  • Pensá en las mejores experiencias de servicio al cliente que hayas tenido en tu vida. Obtuviste exactamente lo que pensabas que venía o un poquito más? Por ejemplo, si llega a la habitación de un hotel de Las Vegas que ha reservado y tiene un olor raro y una vista al techo del Flamingo, es decepción instantánea. No? Ahora, si entrás en la misma habitación y tiene vista a las aguas danzantes del Bellagio y una canasta de regalo llena de chocolates en la cama… eso ta causa una impresión más duradera. Bueno, lo mismo pasa con la forma en que entregás tu trabajo. Si te contrataron para un proyecto de marca y te pidieron que entregues 10 opciones de logotipos y entregas de 15 a 20 (de igual calidad) junto con varias composiciones de cómo se verá el logotipo en las tarjetas personales y papelería, muestra una iniciativa que podría sorprender y deleitar al cliente y hacer que sean más aptos para recordarlo. No importa qué tipo de producto le envíes, hacer algo ‘de más’ es una buena práctica. En mi propio trabajo, siempre trato de entregar entre un 10% -20% más de lo acordado. Tengo plena conciencia de que hace que mi tarifa por hora disminuya, pero también aumenta las posibilidades de que el cliente esté satisfecho con el trabajo. Le das al cliente la sensación de que estás dispuesto a hacer un esfuerzo adicional para ofrecerle lo que necesita y aumentás las posibilidades de ser recontratado en el futuro.
  • Nos encontramos en la industria de servicios, por lo que deseamos que los clientes sientan que tenemos los mejores intereses en el corazón, no en el bolsillo. Hay que asegurarse de que el cliente sienta que está obteniendo un buen precio por el trabajo. Decidí desde el principio si es mutuamente satisfactorio acordar un pago por proyecto o una tarifa por hora, y luego concuerden en un calendario de pagos adecuado. Es comprensible que el alcance de un proyecto a veces cambie y que deba volver a presupuestarlo, dejalo en claro al comienzo. No sorprendas a tus clientes con un impuesto en la factura final, un gasto no contemplado, eso dejará a los clientes con un sabor amargo en la boca y puede evitar que obtenga más trabajo con ellos. Es deseable que los clientes sientan que pagaron ‘una ganga’ por tus servicios. Demostrá el valor de tu trabajo en todo momento. Será visto como un atributo valioso la próxima vez que el cliente reflexione sobre qué freelancer es el mejor para un proyecto.
  • Una de las partes más difíciles de la vida del freelancer es captar la atención de los potenciales clientes. Pero una vez que lo hacés, es hora de impresionar. Causar una buena impresión en un cliente sin dudas ayudará para futuras referencias de negocios, recomendaciones y sobre todo una seria consideración para un siguiente proyecto. En ese sentido, tu trabajo es alcanzar las expectativas y hacer las preguntas correctas en el camino para garantizar que el proyecto alcance su máximo potencial. Al hacer preguntas inteligentes y puntuales, ya sean relacionadas con la estrategia, la historia del cliente, etc, se asegura de que el proyecto se mantenga en el buen camino y no se descarrile. Hacés esto no solo para obtener información valiosa, sino también para que los clientes sepan que estás al tanto de todo y te sentís seguro. Es posible que algunos clientes ni siquiera sepan lo que quieren, pero a través de las preguntas indicadas, se ven obligados a pensar y tomar decisiones, clarificando el camino para todos.Por último, tomar la iniciativa de investigar previamente al cliente y su entorno, el cliente apreciará tu proactividad y estará en un mejor lugar para impulsar un proyecto asegurando una medida de éxito. 
  • Como creativo probablemente hayas pasado una buena cantidad de tiempo trabajando por tu cuenta, tomando decisiones basadas en el instinto, realmente explorando el espacio. Y esa restricción desenfrenada puede funcionar para algunos proyectos, especialmente en las fases iniciales, cuando la lluvia de ideas predomina. Sin embargo, cuando resolvés o corregís problemas complejos de mercadotecnia, necesitas unir esas decisiones a una estrategia para que puedas participar en las decisiones a lo largo del camino. Generar razones lógicas y convincentes para respaldar la toma de decisiones creativas. Una de las cosas que siempre trato de alentar con los equipos creativos es que ‘vender la idea’ es probablemente lo más importante. Un buen trabajo se destaca. Pero si lográs unir el razonamiento de por qué tomaste las decisiones que tomaste para mostrar cómo llegaste a eso, no vas a ser visto como solo un buen creativo, sino como un pensador estratégico que comprende el panorama general y cómo conducir los resultados. 
  • Si sos es un profesional independiente, es probable que algunas empresas te consideren un lujo, ya sea porque se necesita dinero para subcontratar el trabajo que puede realizarse internamente, o porque realizará una inversión extraordinaria para mejorar algún aspecto descuidado. Por lo tanto, si desea una convertir este cliente en un cliente recurrente, deberías convertirte en un recurso indispensable para que el cliente decida mantener la relación. Es la forma # 1 de convertir esta relación en un compromiso continuo. Por ejemplo, como redactor, tal vez fuiste contratado para producir algunos conceptos para una nueva presentación comercial. Los clientes estarían felices de ver cómo tus ideas fluyen desde tu cerebro a un Google Docs. Pero, y si también tienes habilidades en lo que respecta a Keynote y sos capaz de ilustrar cómo tus ideas funcionan visualmente? Eso podría aliviar la carga de que alguien más tenga que hacerlo internamente y darte una ventaja. Brindarle a tu cliente una habilidad extra que potencialmente le permita contratar una persona menos no es solo una receta para mantenerte cerca, sino también una excelente manera de aumentar tu ‘valor’. Poné todas sus habilidades en exhibición para tus clientes. De esta manera te hacés más indispensable.

Todas estas, entre muchas otras prácticas, son muy valoradas por los clientes al momento de recontratar profesionales independientes. La buena práctica profesional permite establecer una relación duradera con tus clientes, sin contar que generan confianza, otorgando ciertas libertades que te permiten correr nuevos riesgos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close